Monedero familiar

Cocina una vez a la semana para ahorrar tiempo y dinero

Aunque parezca una tarea complicada, cocinar una vez a la semana tiene muchas ventajas. Imagínate que llegas muy cansada a tu hogar, y en lugar de ponerte a cocinar, solo debes calentar la comida durante cinco minutos. Suena increíble, ¿no? Agrégale que no tendrás que fregar cazuelas o sartenes, sino solo los platos y cubiertos que utilices.

Te voy a enseñar a organizarte para que tengas todo listo en un día: ahorrarás mucho tiempo y solo comprarás lo necesario para la semana.

Comencemos preparando sopas

Sopa de verduras

La sopa de verduras es una opción rica y saludable. Pica en cubos un kilo de las verduras que más te gusten. Ponlas a cocer con cinco tazas de agua y agrega sal al gusto. Agrega dos tazas de salsa de jitomate y listo: ¡tu sopa de verduras quedará deliciosa! Refrigérala para que aguante bien toda la semana.

Sopa de fideos

Esta sopa es muy fácil de hacer y puede rendirte dos o tres días. Fríe los fideos con un poco de aceite vegetal. Agrega dos tazas de salsa de jitomate y deja que se cocine durante diez minutos. Deja que se enfríe y guarda la sopa en un recipiente bien cerrado dentro del refri.

Tip: te recomiendo aprender a preparar mis recetas de sopas saludables, son cuatro platillos que puedes preparar en menos de 30 minutos.

Salsa de jitomate

Licúa una cebolla mediana, dos dientes de ajo, medio kilo de jitomate, sal, pimienta y agrega un chorrito de aceite. Esta salsa es básica y te servirá para darle un sabor distinto al arroz o para guisar tu sopa de verduras.

Seguimos con las guarniciones

Verduras al vapor

Si las cocinas al vapor, conservarán mejor todos sus nutrientes. Pica zanahorias, calabacitas, chayotes y todas las verduras que te gusten. Mételas a la vaporera, y en cuestión de minutos, tendrás lista una olla de verduras para toda la semana. ¡Úsalas como guarnición para tus platillos!

Arroz

Económico y fácil de preparar, el arroz no puede faltar en tu alimentación. Cocina un kilo de arroz blanco e inclúyelo como acompañamiento de tus platillos tres veces por semana.

Para no aburrirse, cada semana puedes varias el estilo del arroz con granitos de elote o chícharos. Ten un par de latas a la mano para cuando se te antoje.

Frijoles

Para ahorrar gas y tiempo, pon a cocer un kilo de frijoles de un jalón. Cuando estén listos, aprovecha para freír una parte. Así, podrás elegir entre frijoles de la olla y frijoles refritos. Para darles mejor sabor, agrégales queso rallado.

Tip: pon a remojar los frijoles toda la noche y así tardarán menos en cocinarse.

Platos fuertes

Para tener un menú variado, cada día puedes alternar entre carne de pollo o de res. Compra la carne en filetes, cocínalos a la plancha y refrigéralos dentro de un recipiente que cierre herméticamente. Si se te antojan empanizados, puedes dejarlos ya listos para freírse desde el domingo. Bate dos huevos en un recipiente y sumerge cada filete. Cubre con pan molido y refrigera.

Si tienes antojo de cerdo, te recomiendo cocinar chuletas ahumadas: son deliciosas y muy rápidas de preparar si las fríes en aceite. Si quieres algo más elaborado, acá te comparto mi receta de chuletas agridulces.

Guisados

En el súper venden varias marcas de mole listas para usarse. Pon a cocinar pierna y muslo de pollo y refrigera. Cuando se te antoje en la semana, sácalo del refri, caliéntalo y báñalo con el mole. Sírvelo con los frijoles y el arroz.

La carne de res se puede preparar de muchas formas. Una muy sencilla es aprovechando las salas mexicanas que venden ya preparadas. Pica medio kilo de carne en trozos, cocínala y guárdala en el refri. El día que quieras, sácala y mézclala con la salsa. Este platillo puedes cocinarlo en el micro para ahorrar tiempo.

¿Qué tal?, ¿aceptas el reto? Anímate y descubre por ti misma todas las ventajas de cocinar una vez a la semana.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Cerrar