Cuida tu cuerpo

Alivia el dolor de espalda con estas posturas de yoga. ¡Yo te enseño!

Seguro has escuchado hablar de los beneficios que genera practicar un poco de yoga. Sin volverte una experta de la noche a la mañana, hay algunas posturas que puedes aprender para practicar en casa. Además de relajarte y de mejorar tu postura, verás que te ayudan a aliviar ese dolor de espalda que ya te trae de bajada. ¿Aceptas el reto? ¡Vamos!

Antes de comenzar, elige un espacio amplio donde te puedas recostar totalmente. Si no tienes un tapete de yoga, puedes improvisarlo con una colchoneta o doblando una cobija a la mitad por lo largo.

Postura de perro mirando hacia arriba

Al tratarse de una disciplina oriental, las posturas de yoga tienen nombres curiosos. Por ejemplo, perro mirando hacia arriba, que es muy efectiva para aliviar los dolores de tu espalda y fortalecer la columna vertebral.

Acuéstate boca abajo sobre el tapete y separa 30 centímetros los pies con los dedos apuntando hacia atrás. Fija tus manos en cada flanco de tu cuerpo, inhala y sube la cabeza y el torso mientras vas estirando los brazos hacia arriba.
Como puedes ver en la imagen, el chiste es que tus rodillas no toquen el piso. Intenta hacerlo cinco veces poniendo mucha atención a la postura. Es importante que cada vez que lo hagas, respires con fuerza y luego exhales al acostarte de nuevo.

Postura del bastón o dandasana

Muy efectiva para mejorar la postura y fortalecer los músculos de la espalda baja, para practicarla debes sentarte en el tapete. Estira las piernas hacia adelante y asegúrate de que queden bien rectas y pegadas entre sí. Pon las manos a los lados del cuerpo y atrae los dedos de los pies hacia ti. Apoya tus palmas en el tapete con los dedos apuntando hacia los pies.

Ahora, estira tu espalda, ponla bien recta y trata de que tu cabeza llegue tan arriba como puedas. Ten cuidado de no despegar las palmas del tapete. Una vez que logres la postura, el objetivo es aguantarla durante un minuto. Si te cansas, no importa, relájate y comienza de nuevo.

Mientras mantienes la postura, recuerda respirar y exhalar profundamente durante el minuto. Al mantener la postura, imagina que estás sostenida por un bastón.

Posición de felino

Como lo dice su nombre, esta postura requiere que apoyes tus rodillas y las palmas de tus manos en el suelo como si fueras un gato. Toma aire y mientras inhalas dobla tu columna hacia abajo. Exhala el aire del estómago y mientras lo haces arquea tu espalda hacia afuera.

Así de sencillo, este ejercicio te ayudará a mejorar la salud de tu espalda. Repítelo cinco veces al principio y ve subiendo hasta 15: sentirás que los músculos de la espalda se relajan mientras haces esta postura.

Si tus problemas de espalada aún no son graves, estas posturas de yoga te aliviarán después de practicarlas unos días. Si notas que no hay mejoría o que tienes complicaciones, es momento de acudir con un especialista que te brinde un tratamiento adecuado.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Cerrar