Creando

Juegos de cartas clásicos para los días entre amigas

Como buena señora, ¡me encanta jugar a las cartas con mis amigas! He visto que, a veces, las nuevas generaciones no conocen los juegos clásicos que tantas horas de risas y emociones me han dado.

¡No te pierdas esta parte de la vida! Si sueles reunirte con tus amigas una vez a la semana o al mes, estos son los juegos de cartas clásicos que tienen que aprender a jugar. Todos se juegan con baraja francesa.

Ochos Locos

Las 52 cartas juegan y el objetivo es deshacerse de todas las cartas, las cuales se van soltando en pares (corazón con corazón, diamante con diamante). El ocho es una carta especial que puede ser lanzada en cualquier momento. Se puede jugar entre dos a cuatro personas, los jugadores van tirando uno a uno por turnos las cartas hasta que alguien se deshaga de todas sus cartas (cada quien arranca con ocho cartas).

¡Pesca!

Se juega entre dos y seis personas y se trata de hacer conjuntos de cuatro naipes del mismo rango. El juego se termina cuando se forman todos los grupos de cuatro naipes del mismo rango y el ganador es el jugador que más grupos logra formar. Si solo hay dos jugadores, se entregan siete naipes a cada uno; si hay más, se entregan cinco naipes. El resto de las naipes se ponen en una pila que es el “océano”. Por turnos, los jugadores solicitan un naipe de un rango numérico –por ejemplo, un 4– a otro jugador. Si ese jugador no tiene una carta en ese rango, debe decir “¡pesca!”, y el jugador que solicitó la carta debe tomar una del océano. Si le toca una carta en el rango que había pedido, dice “buena pesca” y se la queda. Si el jugador al que le solicitaron la carta sí tiene un naipe en ese rango, debe dárselo al jugador que la solicitó, pero si éste no dice “gracias”, puede quedarse la carta.

Guerra

Se reparten todas las cartas de la baraja en partes iguales entre los jugadores que participen y estos se colocan en círculos. Sin ver qué carta es, lo jugadores deben sacar una carta de su mazo al mismo tiempo y el jugador con la carta del valor más alto se queda las demás cartas. Si se tiran dos cartas del mismo valor, el jugador que diga “‘¡yo!” primero es el que se queda las cartas. Gana el que más cartas acumule o, dicho de otra forma, quien deje sin cartas a los demás.

Manotazo

Ideal para recordar la infancia, este juego clásico de naipes nunca falla. Si no recuerdas las reglas, se juega así: los jugadores se colocan en círculos, se reparten todas las cartas en partes iguales y se elige a un jugador para que empiece a tirar. Por turnos, tiran sus cartas al tiempo que cantan “uno” (primero jugador) “dos” (segundo jugador), “tres” (tercer jugador) hasta el diez y después “joto”, “quina” y “rey”, luego de lo cual la cuenta vuelve a empezar. El punto es que cuando lo que se canta coincide con la carta que se tira, el primero en poner su mano sobre la carta se la queda. El ganador, naturalmente, es el que tenga más cartas.

Intenta con estos juegos de cartas clásicos en tu próxima cita con las amigas y verás que la tarde o noche termina en risas. ¿Cuáles otros te sabes tú?

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Cerrar