Recetarios

4 platillos con garbanzo que no conocías

El garbanzo es un ingrediente súper versátil y con un sabor muy especial. Alrededor del mundo, esta legumbre se utiliza para dar vida a muchos platillos que tal vez no conozcas. 

Te cuento acerca de 4 platillos con garbanzo que no conocías pero que ahora no podrás dejar de preparar. ¡Deliciosos!

 

  1. Hummus

Esta es la botana favorita de la gente en los países de Medio Oriente y es deliciosa. Para hacerlo, pon a remojar una taza de garbanzo por 20 minutos. Luego, hierve en agua hasta que el garbanzo esté suave. Pon en una licuadora o procesador junto con: un cuarto de cebolla, sal, pimienta, comino en polvo y una taza de aceite de oliva. Si puedes conseguir pasta de ajonjolí, una cucharada le da un toque cremoso. Procesa y sirve con un poco de pan y bastones de zanahoria. 

 

  1. Falafel

Otro clásico del Medio Oriente que le encantará a tu familia. Para prepararlo, hay que dejar remojando dos tazas de garbanzo la noche anterior. Se cuela el garbanzo y se procesa con ¼ de cebolla, dos cucharadas de cilantro, dos cucharadas de perejil, dos cucharadas de comino, una cucharada de sal y pimienta negra al gusto. Procesa todo hasta que quede bien molido. Con esa mezcla, haz pelotitas del tamaño de una albóndiga y mete a freír en una olla con aceite por dos o tres minutos. Con el falafel ya hecho, puedes hacer sándwiches o acompañarlo con alguna ensalada o guarnición. 

 

  1. Hamburguesa vegetariana

El garbanzo es muy utilizado para hacer hamburguesas vegetarianas. Como en las recetas anteriores, hay que procesar el garbanzo, esta vez con: jugo de limón, una cucharada de comino, un puñado de cilantro y un huevo. Cuando esté listo, mezcla con un puñado de pan molido, forma las hamburguesas y deja en el refri un rato. Fríelas en aceite, 4 minutos por cada lado y sírvelas en pan con tomate, queso y todo lo que le pondrías a una hamburguesa.

 

  1. Sopa griega

También conocida como revithia, esta sopa es un clásico manjar casero en Grecia. Tienes que dejar remojando los garbanzos (medio kilo) la noche anterior. Luego, cuélalos y enjuágalos bien. Deja que hiervan en agua durante unos 15 minutos. Vuelve a colar y coloca de nuevo en el fuego con más agua. Cuando el agua hierva, añade media taza de aceite de oliva, una cebolla morada picada, dos cucharadas de orégano. Baja a fuego lento y tapa. Cocina de una a dos horas, hasta que los garbanzos estén suaves. Si es necesario, añade más agua para que no se sequen. 

¿Estás lista para intentar nuevas recetas? Pon a prueba estos exquisitos platillos con garbanzo y cuéntanos cómo te fue. 

También te puede interesar 

3 maneras de cocinar sopas de lentejas ricas y económicas

Nopales rellenos: un platillo fácil y delicioso

Postres con leche evaporada, ¡para chuparse los dedos!

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Cerrar