Cuídate

Haz tu propio spa en casa

¿Te gustaría regalarte una experiencia de spa? No es necesario que tires la casa por la ventana con una costosa sesión, ¡aquí te decimos cómo hacer tu propio spa en casa

Agua tonificante de rosas

Para hacer tu propia agua tonificante, simplemente añade una taza de pétalos de rosa bien comprimidos a dos tazas de agua hirviendo. Deja enfriar, cuela y refrigera el líquido en un recipiente hermético. Puedes aplicar esta agua tonificante en tu piel para limpiar impurezas y reducir grasa.

Exfoliante de azúcar


A que nunca habías pensado que hacer un exfoliante era tan fácil. Simplemente mezcla una taza de azúcar mascabado, una de avena cruda y una de aceite de oliva. Aplica sobre la piel y masajea suavemente, ¡tu piel se sentirá como nueva!

Limón para piel rugosa

¿Ubicas cómo se arruga la piel en zonas como los codos y rodillas? Te recomendamos una terapia de limón. Corta un par de limones en rodajas y frótalos en esas áreas. Verás cómo la acidez de este fruto suaviza tu piel en esos puntos.

Baño de vapor casero

Paso número uno: enciende una o varias velas aromáticas en tu baño, apaga el resto de las luces y cierra ventanas. Paso número dos: enciende la regadera y déjala correr a máxima temperatura durante cinco minutos. Paso número tres: disfruta la caliente humedad del ambiente, suda las preocupaciones del día, inhala tus aromas favoritos y sal del baño
totalmente refrescada.

Un buen masaje


Pídele a tu pareja o a cualquier mano amiga que te de un masaje de diez minutos en el cuello, espalda y brazos. Aunque no sean expertos masajistas, ¡te sorprenderá lo que esto puede hacer por tu bienestar!

Aplica estos tips para crear una auténtica experiencia de spa casero. Un último consejo: regálate estos tiempos periódicamente y sin culpabilidad. Puede ser una o dos veces al mes, tu cuerpo, mente y alma lo agradecerán.


¡Califica esta nota!

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars 4 votos
Loading...
Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Cerrar
Cerrar