Aprende másConsiénteteCuídate

Cuida tu piel: cómo hacer un exfoliante casero de avena

La exfoliación tiene muchos beneficios para tu piel: se deshace de las células muertas, mejora la circulación y le devuelve el brillo y la flexibilidad. Lo mejor: para tener una piel así de increíble no necesitas gastar mucho. Aprende a hacer un exfoliante casero con avena.

Debido a sus propiedades, la avena es perfecta para utilizarse como un exfoliante natural: tiene propiedades calmantes, antioxidantes e hidratantes, además de que es adecuada para la mayoría de las pieles.

Esto necesitarás para crear un exfoliante casero de avena 

Materiales

Media taza de avena

  1. En tu licuadora o extractor de alimentos muele muy bien la avena.
  2. Colócala en un tazón y agrega un poco de agua hasta conseguir una consistencia densa.
  3. Agrega la leche en polvo y la miel a la mezcla junto a un poco más de agua.
  4. Aplica el exfoliante en tu cara y masajea con la yema de tus dedos por unos minutos y deja reposar. 
  5. Limpia con agua caliente y un trapo.

La avena tiene propiedades antioxidantes y antiinflamatorias que ayudan a tu piel a recuperarse. Mientras que la miel es conocida por ser un antibiótico natural que limpiará tu piel. 

Se recomienda utilizar este exfoliante  un par de veces a la semana durante al menos tres meses para tener una piel suave, especialmente durante el verano cuando la radiación del sol es más fuerte. 

 

También te puede interesar

Rutina para cuidar tu piel amigable con el bolsillo

Guía para prevenir granitos en temporada de calor

Por qué tener una cita contigo es lo de hoy (y qué necesitas)

Publicaciones relacionadas